martes, 12 de mayo de 2009

Ser Madre...



Una amiga me preguntaba que sentía yo al ser madre. La pregunta me la han hecho varias veces pues muchas personas conocen lo anhelado que fue mi embarazo y los años que luchamos contra la infertilidad para lograrlo.

Nadie se imagina el fuerte tsunami de emociones que me invaden cuando me hacen esa pregunta. Es que la vida te cambia pero más que la vida...te cambia tu perspectiva sobre ella. Tus prioridades, tus anhelos, tus sueños...todos parecieran una minúscula semilla de mostaza ante aquellos brazitos que te piden cargarla, aquellos ojitos que atentos miran todo lo que haces.

Te levantas cada mañana pidiendo a Dios salud para ver esa nueva vida crecer, compartir sus momentos de triunfo, estar allí para protegerla en sus momentos de fracasos. Pides a Dios fortaleza para luchar contra el deseo de abrazarla a cada momento, para que sus lágrimas no te derrumben, para mantener la cordura cuando escuchas noticias desalentadoras sobre el mundo que la rodea.

Ser madre...cómo explicarlo? cómo puedes hacerle comprender al mundo que ya dejas de importar? que una sonrisa de aquel bebé puede hacerte llorar? que experimentarás un sin fin de sensaciones que no podrás describir. Serás capaz de soportar cualquier carga con tal de que no la cargue tu hijo, pasarás noches en vela para cuidar que no le suba la fiebrecita y te maravillarás con cada pequeña cosa aprendida.

No importará si al llegar a casa luego de una larga jornada de trabajo veas que tu bebé prefiere prestarle atención al perrito y no a tí, te unirás a ella y como boba te maravillarás en como su carita se ilumina cuando el perrito mueve la cola, no importa nada solo el hecho de verlo feliz...su felicidad es la tuya.

Te cuestionarás tus hábitos alimenticios, comenzarás a hacer más ejercicio, pensarás en cuidarte más pues ahora quieres vivir más años...muchos más...solo para compartirlos con tu hijo. Quieres verlo crecer, cumplir sus sueños, disfrutar sus nietos. Comenzarás a cuidar tu lenguaje, tus hábitos sociales...todo en pos de darle el mejor ejemplo, de hacerlo el mejor ser humano de todos.

Como madre recordarás con lujo de detalle aquel día donde por fin pudiste ver a tu hijo cara a cara. No existirá visión más bella que su carita ni sonido más encantador que su voz. Sus carcajadas serán como la más bella melodía, sus juguetes regados por toda la casa serán un constante recordatorio de su presencia. Cada noche aspirarás el aroma de su ropita, abrazarás sus peluches, observarás su cuerpecito dormido y te darás cuenta que es lo mejor que te ha pasado en la vida.

Acariciarás cada mañana, mientras te bañas, la cicatriz que te dejó la cesárea y no podrás evitar sonreir de satisfacción. Pensarás en aquellas cosas que una vez te hicieron falta y comprenderás que ahora estás completa. Tu cuerpo pasó de ser un modelo de lujo a una maquinaria perfecta creadora de vida. Aprenderás a quererte a otro nivel...

Comprenderás cada gesto de tu hijo, aún con 6 meses podrás decir con un margen de error de un 0% que significa cada llanto, cada sonrisa, cada gorgeo. Te tacharán de extremista porque juras diferenciar "manito linda" de "adios". Nada será suficientemente bueno para tu bebé y lucharás constantemente con ese deseo de darle todo para no hecharlo a perder.

Celebraran dias de las madres en los que tu te preguntarás que sentido tiene el regalo aquel o las flores aquellas...pensarás en cómo ver aquella carita cada día es el regalo perfecto que ningún otro puede igualar. Comprenderás lo trillado y comercial que se esconde detrás de los anuncios de televisión y prensa que solo buscan lucrarse explotando una necesidad que no existe...No hay regalo que pueda decirte "feliz día de las madres" como lo hace la sonrisa de tu bebé, su sola presencia en tu vida será suficiente.

Y al final podrás valorar y comprender verdaderamente a tu propia madre, sentirás una complicidad con ella, serán ahora amigas, cómplices y su relación alcanzará un nuevo nivel de comprensión.

En fín...como me siento al ser madre...

Me siento llena de amor...un amor incondicional e indescriptible
llena de miedo...miedo a faltar alguna vez en la vida de mi hija
llena de esperanza ante un futuro lleno de sus logros
llena de deseos de ser un mejor ser humano por ella y para ella
Me siento llena de Dios, completa,
y por primera vez en mi vida he comprendido que para esto estuve preparada siempre...

4 comentarios:

Ginnette dijo...

Precioso escrito y sé que te quedas corta.
Como yo decía, yo que voy a tener el tercero siento la misma emoción que con el primero. O peor.
Estoy como una niñita y deja que nazca.
Los hijos le dan significado a la vida,eso es innegable.
Francesca tiene suerte de haber nacido en un hogar con tanto amor y con una madre que siempre soñó con tenerla.
Un abrazo a los tres.

Carolin dijo...

Tocaya!!! Hermosa tu bebe, Dios la bendiga grandemente, y a ti y a tu esposo les proporcione mucha vida y salud para verla crecer y disfrutar de su amor.
No tengo la experiencia de ser madre, pero definitivamente se que es algo muy especial y que te cambia la vida.

Muchísimas felicidades!!!
Grandes bendiciones.

V@nes@ dijo...

Nada...petrificada...me sentí en cada palabra que escribiste.... Todas sabemos que la explicación "ser madre" es muy interna así como intensa..que cada una siente y no es fácil decirlo...pero la verdad, felicito esa manera de expresarlo..
Denota más que amor incondicional, orgullo, felicidad, deseo de buenaventura..etc, para con tu beba..

Felicitaciones por el espacio!
Excelente!
Simplemente E X C E L E N T E ...

Besos a la flia y especial a tu bb..

P.D.: Comparto tu dicha, ya que tengo un bb de 17 meses que es mi solsito...

Saludos desde Uruguay,

Karolyn dijo...

Gracias Vanesa...un saludo fuerte a ti y a tu sol...